Artistas Plasticos

Ángel del Temblor

Disciplina: Fotografía

El 28 de julio de 1957 a las 2 de la madrugada con 40 minutos y 51 segundos, cuando casi todos los habitantes de la ciudad de México dormían con calma, comenzó a moverse la tierra cada vez con más fuerza. Inició un temblor calculado en 7.5 que causó daños en muchos edificios y casas pero el daño más destacado resultó la caída de la escultura de la columna de la Independencia. Por esa razón el ese terremoto será siempre conocido como: El Temblor del Ángel.

Muchas personas fotografiaron el suceso. Entre las mejores fotos y las más emotivas se cuentan las de Manuel Álvarez Bravo. La imagen que aquí ves, reúne la dureza y dolor de los fragmentos rotos. Piedras y pedruscos que cayeron desde la altura y un trozo del brazo derecho de la victoria alada. La delicadeza de la mano que sostiene la corona de hojas de olivo. Los delicados dedos de un ser que distingue victoriosa a un país desde que cumplió 100 años de ser independientes. No era necesario enseñar edificios y paredes dañados, un fragmento de la caída del Ángel de la Independencia, sólo el brazo fue suficiente para explicar el impacto de este sismo sobre la capital de México.

 

  • Manuel Álvarez Bravo, Ángel del Temblor 1957, plata sobre gelatina, 18.8 X 24 cm, Museo de Arte Moderno