Artistas Plasticos

La vendedora de frutas

Disciplina: Pintura

En muchas ciudades de México y el mundo, al visitar un mercado o un supermercado durante cualquier época del año se pueden adquirir una gran variedad de frutas y verduras. Hoy se cultiva una fresa en Irapuato, Guanajuato y mañana la pueden consumir en Nueva York. Lo anterior es resultado de la velocidad en los procesos de cultivo, refrigeración y transportación de que gozamos hoy. Debemos pensar que esto no era lo usual en poco más de medio siglo atrás. En 1951, cuando Olga Costa pintó Vendedora de frutas, llegar a un mercado mexicano resultaba un espectáculo de olores, colores y sabores. Casi todo el año, gracias al maravilloso clima de México se podían disfrutar una exuberante abundancia de productos del campo. Algunos sólo cultivados aquí.

Olga Costa nació en Leipzig, Alemania, pero su familia era de origen ruso. Llegó a México en 1925 y la riqueza natural de este país le parecía sorprendente. En este hermoso óleo construye a partir de la imagen de un puesto en el mercado, lo que parece un gran paisaje nacional de valles, montañas, mesetas y cascadas elaborado por medio de frutas. La generosa mano extendida ofreciendo una fruta y mirada fija de la vendedora en los ojos del espectador, lo invitan a gozar de cada uno de estos manjares.